Chicza – El verdadero Chicle

21 Mar. 2019

Chicle 100% natural, mexicano y biodegradable.

Se produce con el látex que se extrae de manera sostenible de los árboles de chicozapote que crecen al sur de Campeche y Quintana Roo, en la selva del Gran Petén , la segunda más extensa de América después del Amazonas.

El Consorcio Chiclero reúne a más de 40 cooperativas, unos 2,000 chicleros, y es propietario de la marca, la planta procesadora, la comercializadora y exportadora de Chicza, que se produce desde 2009, cuenta con el certificado orgánico, y actualmente se comercializa en 23 países de la comunidad europea, medio oriente y Australia.

Existe una diferencia entre el chicle y la goma de mascar.

El chicle es una resina gomosa proveniente del árbol del chicozapote, 100% natural y biodegradable, que pasa por un proceso de cocción y deshidratación para obtener la consistencia que ya conoces.

La goma de mascar se fabrica con polímeros del petróleo, se endulza con sabores artificiales y tarda muchos años en biodegradarse. La goma de mascar es la versión sintética, barata y comercial del verdadero chicle.


Chicza – El verdadero Chicle

La solución más popular que se ha puesto en práctica para detener la destrucción de las selvas tropicales ha sido el establecimiento de Parques Naturales y Reservas de la Biosfera para su conservación. La extracción de chicle es una actividad productiva y económica importante para los pobladores de la Selva Maya, y los chicleros se han convertido en celosos guardianes del árbol de chicozapote del que extraen el chicle, y de su entorno ecológico.

Mediante el consumo de Chicza estás apoyando el fortalecimiento de una actividad de aprovechamiento extractivo sustentable, y contribuyes de manera directa a que la selva, que vio florecer la civilización maya, se mantenga viva y siga siendo un importante pulmón para el mundo.

Ser chiclero es ser guardián de la Selva Maya.

En 2003 se constituyó el Consorcio Chiclero como una empresa social integradora, resultado de la fusión de sociedades cooperativas y de producción rural de los estados de Quintana Roo y Campeche. El Consorcio Chiclero, que administra la producción, la logística, el comercio y las finanzas, ha demostrado que es posible realizar una cosecha sustentable del chicle, elaborar Chicza y construir un negocio rentable.

Debido al vertiginoso crecimiento hotelero de los últimos años en la Riviera Maya, la demanda de la madera de chicozapote ha crecido de manera exponencial. Esta madera es dura y resistente al agua, y por ello se usa para construir postes de palapas y estructuras para muelles. La disyuntiva es: ¿construir palapas y muelles, o conservar los chicozapotes de la selva y aprovechar la cosecha sustentable de su látex?

Integrar la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales

Además, el Consorcio Chiclero tiene como objetivo fomentar la restauración de áreas degradadas, y en coordinación con la CONAFOR está produciendo cientos de miles de plántulas de especies nativas de rápido crecimiento como el ramón (Brosimun alicastrum), la pimienta gorda (Pimenta dioica) y el chicozapote (Manilkara zapota), para recuperar acahuales y áreas agrícolas abandonadas.

 

Más historias